Rehabilitación de edificios: Nuevo material aislante acústico en viviendas a partir de neumáticos

Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) están trabajando en el desarrollo de un nuevo material que sirve como aislante acústico en las viviendas.

Este nuevo producto, especialmente dirigido al sector de la construcción, se crearía a partir de residuos de neumáticos fuera de uso de automóviles y camiones que permite absorber el ruido y las vibraciones.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Materiales (ITM) en el campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València han desarrollado, a nivel de laboratorio, un nuevo producto a partir de residuos de neumáticos fuera de uso de automóviles y camiones que permite absorber el ruido y las vibraciones.

El objetivo es que este material sirva para el aislamiento acústico y vibracional de paredes, suelos y techos, y está compuesto por partículas de caucho, fibras metálicas y fibras textiles. Algunos de estos componentes, en concreto las partículas de caucho, se utilizan ya, por ejemplo, en campos de fútbol de césped artificial, parques infantiles e, incluso, en mezclas de asfalto para reducir la sonoridad del tráfico.

“Nuestra idea fue ofrecer un producto de más valor añadido, incorporando la fibra textil del residuo del neumático, un componente que apenas se aprovecha y del que ya conocíamos su potencial como absorbente acústico gracias a un estudio que realizamos en nuestros laboratorios. Los beneficios de este producto son tanto económicos como medioambientales, ya que evitamos también que los desechos de neumáticos acaben en los vertederos”, ha destacado Antonio Nadal, investigador del campus de Alcoy de la UPV.

PROCESO DE DESARROLLO
El proceso para el desarrollo del nuevo producto es el siguiente: tras la recogida del neumático, las empresas colaboradoras lo trituran y de ella extraen partículas de caucho de distinto tamaño y forma, así como las diferentes fibras; la metálica se separa mediante electroimanes y la textil por corriente de aire. Una vez que se separan todos los componentes, el producto se elabora por capas: la primera es de elastómero (las partículas), que es la que le da consistencia.

Sobre esa capa, se dispone la fibra y se vuelve a compactar. Así se obtiene un producto en el que el elastómero absorbe las vibraciones y la parte fibrosa absorbe acústicamente. Los investigadores del ITM en el campus de Alcoy apuntan que este producto podría competir como absorbente acústico con los productos del mercado, como la fibra de vidrio y el poliexpan. El equipo de investigadores trabaja ahora en la obtención de diferentes configuraciones multicapa, con las diferentes granulometrías y espesores, en el escalado del producto para obtener piezas comerciales de mayor tamaño y en la optimización de las propiedades del producto.

Las compañías alicantinas Insa Turbo (Aspe), fabricantes de neumáticos reciclados y Cauchos Verdú (Alcoy), fabricantes de caucho industrial a partir de goma de neumáticos fuera de uso, ambas pertenecientes a la división industrial de Grupo Soledad (Elche) han colaborado en la investigación.

También lo han hecho el Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción (Intromac) de Extremadura , RMD de León y Recipneu de Portugal.

En Maxalto no pasamos por alta ningún avance en lo que se refiere a materiales aislantes acústicos, ya que uno de nuestros principales objetivos es asegurar el mayor confort posible para nuestros clientes en las rehabilataciones de viviendas que realizamos.

Post Relacionados

No hay comentarios.

Dejar Comentario